Para lograr que los zapatos que usamos nos acompañen toda nuestra vida y sean una buena inversión, te damos seis claves para conservarlos.

 

1-  DÉJALOS DESCANSAR

Una de las peores cosas que podemos hacerles a nuestros zapatos es usarlos todos los días. Lo mejor es que los dejes descansar por lo menos una jornada. Así la piel no se marca tanto.

2- USA HORMAS

Después de usarlos, no los dejes tal cual en el closet. Si les pones una horma o una bola de papel respetarás durante mucho más tiempo su forma y se verán más tiempo como nuevos. Además, el papel, absorbe la humedad del zapato.

3- NO MARQUES LOS CORDONES

Si observas detenidamente cómo se presentan los zapatos de cordones cuando los compras verás que uno de los extremos del cordón es corto y el otro pasa por todos los agujeros. ¡Error! Esto lo único que consigue es que la presión no se distribuya bien y la lengüeta acabe marcada. Deberías igualar los cordones por los dos agujeros inferiores para luego ir alternándolos. Verás como se marca menos.

 4 -  PROTÉGELOS DE LAS MANCHAS

Uno de los sustos más grandes cuando tenemos un par nuevo es que se manchen. Más vale prevenir que curar, así que lo primero que tienes que hacer cuando llegues con tus zapatos nuevos es aplicarles un spray anti- manchas.

5 - APRENDE A LIMPIARLOS

Hazte con tu kit de limpieza Cardinale y no esperes a ponértelos para limpiarlos. Lo mejor es hacerlo cuando llegues a casa (las manchas se secan y será más difícil sacarlas). 

6- USA UN CALZADOR

 Además de hacer más fácil el ponértelos los protege de la presión que ejercemos al intentar meter el pie.