Todos sabemos que existen fiestas muy elegantes, por lo que un estilo formal es el indicado, a su vez, hay fiestas completamente fuera de lo elegante, por lo que el estilo casual es lo más indicado. Pero, ¿hay eventos que sean un intermedio entre ambos? Pues, sí. Muchas veces tenemos reuniones o cenas donde es importante lucir bien, pero tampoco es necesario vestir con un esmoquin. Es ahí donde utilizamos el estilo semi-formal.

Si tienes dudas con respecto a qué prendas y complementos debes usar para lucir un estilo semi formal masculino, no te preocupes, porque es más fácil de lo que parece, solo sigue estas normas y triunfarás.

1- Elige la camisa adecuada – Para un estilo semi formal masculino tendrás que usar una camisa clásica blanca, aunque puedes optar por una que tenga unas rayas sutiles, si el evento es de día. Si la camisa tiene un diseño con un estampado sutil, deberás asegurarte que coincida con el traje y la corbata. No tiene por qué ser exacta al color de ambos, pero sí de la misma familia de colores.

2-  Escoge el traje adecuado – Aunque tengas que usar traje, deberás evitar el esmoquin. Si es un evento de día, apuesta por un traje de color claro y si es de noche, entonces puedes optar por uno en color carbón o azul oscuro.

3- Utiliza los accesorios correctos – En un evento semi formal, puedes usar una corbata, sencilla, puedes optar por una estampada con un modelo simpático, para restar seriedad a tu look. En cuanto al cinturón, usa uno de color negro, no demasiado grueso.

 

4- Usa los zapatos adecuados – Para un estilo semi formal masculino, lo ideal es que uses zapatos de cordones, mocasines de vestir o unos zapatos Oxford. Si el evento es de noche, nada mejor que unos zapatos de cuero bien lustrados. Recuerda que, si usas zapatos oscuros, los calcetines también lo serán. Normalmente el color será el negro, aunque también es aceptable el color marrón oscuro.

5- No te excedas de informal – Si tienes una duda entre dos prendas, lo mejor es que elijas la más formal. Será mucho mejor que se te vea más elegante a que parezca que se te ha ido la cabeza con tu forma de vestir. Nada de jeans, camisetas o abrigos deportivos.