Pareciera que para descubrir las maravillas de la naturaleza debieras escaparte muy lejos de Santiago, a otras regiones, en busca de la tan ansiada paz, pero la verdad es que solo a algunos pasos de la indetenible capital existe un mundo distinto, que parece no corresponder a esta realidad.

Santiago está rodeado de maravillas naturales que puedes disfrutar en un fin de semana, sin largos viajes y tener que planificar vacaciones para hacerlo. En esta nota te contaremos de algunos lugares que están muy al alcance.

1.- Quebrada de Macul – Peñalolén:

Situada en lo más alto de Avenida Grecia se encuentra un paraíso precordillerano, con grandes bosques y un riachuelo que atraviesa todo el parque, la quebrada es un lugar ideal para practicar trekking o quizá solo para un tiempo de relajo fuera del ruido de Santiago. 

2.- Parque Mahuida – Peñalolén:

También en la pre cordillera, el parque Mahuida contiene una serie de senderos para recorrer entre la naturaleza y un hermoso paisaje. En lo alto puedes ver Santiago completo de punta a punta, hermosa vista, sobretodo de noche, para dimensionar lo grande de la capital.

3.- Embalse El Yeso – San José de Maipo:

El Cajón del Maipo es una maravilla por sí mismo, pero en lo alto encuentras este precioso embalse que abastece de agua a parte de la región. Enclavado en la cordillera y a solo una hora de Santiago puedes disfrutar de las cristalinas aguas  y un paisaje nevado.

4.- Reserva Nacional Río Clarillo – Pirque:

A no más de 35 minutos de Santiago encuentras esta hermosa reserva que protege árboles nativos y preserva un ambiente único de flora y fauna en la región, un ambiente perfecto para  pasear un fin de semana.

5.- Reserva Yerba Loca – Las Condes:

A solo 30 minutos de Santiago por Camino a Farellones se encuentra esta hermosa reserva donde las nubes suben desde grandes quebradas. Un lugar maravilloso para compartir con cóndores. 

Sin duda debes recorrer estos hermosos paisajes alguna vez, para eso debes usar el zapato adecuado, un Tundra o un Curicó te acompañarán bien en esta aventura.

 

Y tú ¿tienes algún otro paisaje que quieras compartir?