Esperado por muchos, este período de descanso invita a romper con la rutina y hacer un quiebre. Aunque en algunos casos sea tan sólo un par de días o quizás un fin de semana, les mostramos diversas alternativas para escaparse y desconectarse del trabajo, la ciudad, universidad o colegio.

1.- Piedra Roja: clases de pesca con mosca, canopy, remo y paintball
No es necesario alejarse mucho de la capital para llenarse de experiencias outdoor. Por ejemplo, para aprender a pescar con mosca no tiene exclusivamente que viajar hasta los ríos y lagos de la Patagonia. Piedra Roja, en Chicureo, lanza un nuevo parque llamado Aventura Outlife que, en 500 hectáreas, ofrece canopy en cinco circuitos en medio de quebradas, una laguna navegable de 80.000 m2, en la que es posible remar en botes o en kayak, además de realizar clases de pesca con mosca en el club náutico.

 

2.- Lago Todos los Santos kayak y snorkeling

Viajando siempre por la orilla sur del lago Llanquihue, es posible disfrutar de impresionantes vistas de los volcanes Osorno y Calbuco. Una vez en el río Petrohué, el grupo comienza remando desde el sitio donde nace desplazándose por las aguas color esmeralda de este gran lago, que permite cruzar hacia Argentina, rodeado por el volcán Osorno, Puntiagudo y el monte Tronador, en pleno límite con Argentina. Tras unas horas de navegación, viene una detención para disfrutar de espectaculares buceos (snorkeling) y asombrarse con vistas submarinas de bosques hundidos. 

 

3.- Pan de Azúcar: Atacama costero por tierra y mar
Para capear el frío y de paso, vivir una experiencia outdoor, una buena alternativa para las vacaciones de invierno son las áreas protegidas del norte del país. Una de ellas es el Parque Nacional Pan de Azúcar, emplazado entre las regiones de Antofagasta y Atacama, a 194 kilómetros de Copiapó. Este es, sin duda, un buen lugar para practicar trekking -como el sector Las Lomitas, entre otros- y mountainbike, y en su zona costera se puede pescar y realizar buceo.

 

 

4.- Suizandina, region de la araucania, la nieve con otros ojos
A pocos kilómetros de Curacautín se encuentra ubicado el Lodge Suizandina, cuyo atractivo es integrar la cultura de nieve de los Alpes a los paisajes de la Región de La Araucanía. Gracias a su oferta de actividades de invierno que se escapan de las tradicionales, a su atención, los detalles de sus instalaciones y buena gastronomía, ha sido destacado en guías de turismo como Lonely Planet y South American Handbook. Entre su oferta de invierno destacan el mushing o trineos tirados por perros, caminatas con raquetas de nieve (hay senderos especiales para niños), skitouring (esquíes con pieles) y randonee en el volcán Lonquimay. También hay actividades más comunes, como clases de esquí y snowboard, y otras sumamente novedosas, como talleres para aprender a hacer iglús. Además, cuenta con un área de wellness donde se realizan masajes terapéuticos y de relajación.