Nunca se imaginó Mr. Alec Issigonis, que su diseño en 1959, no sólo serviría para resolver un problema de la sociedad británica de espacio, al revolucionar la industria con el motor adelante. Tanto fue el impacto que este clásico también se fabricó en Chile en los '70 marcando una época nostálgica que han recuperado los hijos y nietos de esa generación con el nuevo Mini Cooper.

 Lo mismo sucede con nuestros zapatos que desde los '60 han vestido con estilo a generaciones, que transmiten a sus hijos y nietos la calidad que sólo un clásico puede entregar en sus versiones tradicionales y modernas.