Las escapadas de fin de semana son esos idílicos viajes fugaces que preparas con ilusión y ansías realizar durante toda la semana. Cuando por fin se acaba la semana, vuelves a casa con la emoción de irte de viaje, descansar y renovar energías para llegar como nuevo, pero antes de partir hay que pasar por una última y dura prueba, un 'trauma' que no muchos superan: hacer la maleta. Reunimos algunas claves para que ese proceso sea más sencillo y no se te quede nada en casa.

1. Controla el tamaño de tu maleta

Cuanto más espacio haya, más cosas meteremos, es un hecho. Prioriza y no te excedas en el tamaño, estarás fuera dos días, no dos meses. Si es un bolso de viaje, guarda en el fondo los zapatos y la ropa interior como base. Después, comienza a introducir toda la ropa ordenadamente, será la forma más fácil para que no se arrugue. Por último, busca un espacio para el neceser.

2. El blanco es el aliado

Para las partes de arriba, el blanco es el color infalible, va bien con todo y no tendrás que pensar en combinar la camisa o polera con el pantalón. Un par de poleras y una camisa serán suficientes.

3. Los jeans que nunca fallan
Los jeans son el comodín. Según los mezcles con el resto de prendas podemos conseguir un look más casual o más arreglado. La opción es uno oscuro y otro claro para tener posibilidad de combinaciones. Para ahorrar espacio, lleva uno puesto durante el viaje y otro en la maleta

4. Calzado versátil
Sé realista: lleva sólo dos pares de zapatos. Durante el viaje, lleva unas zapatillas cómodas como nuestras Laguna, Arno u Oporto. Y en la maleta, pon unos zapatos casuales que puedas ponerte en cualquier ocasión: unos Boston o unos Bossa, por ejemplo.