En octubre se da oficialmente la bienvenida a la temporada de cervezas. Esta celebración tiene su origen en la conmemoración del matrimonio del príncipe Ludwig de Baviera. Desde 1810 que se celebra cada año el día 12 de octubre, transformándose en tradición en Alemania y luego en todo el mundo.

En Chile también se celebra esta festividad a finales de octubre con la tradicional Oktoberfest de Malloco, una gran fiesta que congrega a miles de personas en una semana en que la cerveza es la protagonista. Prepárate para este evento conociendo las variedades más importantes.

Ale:

Son cervezas producidas con levaduras de alta fermentación, lo que no hace diferencia en su color, cuerpo o graduación alcohólica. Poseen gran tradición histórica en Alemania, Bélgica y Austria. Actualmente es más común encontrarla en versiones ámbar y rubia.

Lager:

Es un tipo de cerveza relativamente nueva, data de mediados del siglo XIX en Alemania. Se distingue por ser creada con levaduras de baja fermentación (temperatura) y que desde la refrigeración artificial se volvió una de las más populares, principalmente el estilo Pilsen. La mayoría suele ser rubia, pero dentro de esta variedad también encontramos la bock, oscura, amarga y con más cuerpo que el resto de esta familia.

Porter y Stout:

Son las cervezas más oscuras, con mayor cuerpo y más amargas. Se elaboran con levaduras de alta fermentación. Las porter suelen ser un poco menos fuertes que las stout. Provienen principalmente de las islas británicas, donde tradicionalmente se tomaban sin enfriar.

Además encontrarás otras variedades provenientes de diversos lugares del mundo, sí o sí debes probar las lambics belgas, como la Gulden Draak, premiadas internacionalmente. También encontrarás variedades de sabores como naranja, chocolate, frambuesa o lúcuma.