Las escapadas de fin de semana son esos idílicos viajes fugaces que preparas con ilusión y ansías realizar durante toda la semana que sufres en la oficina. Cuando por fin llega el viernes, vuelves a casa con la emoción de irte de viaje, descansar y olvidarte del estrés de la semana, pero antes de partir hay que pasar por una última y dura prueba: hacer la maleta.

Tranquilo que hemos recopilado una serie de claves para que este proceso no te lleve más de 15 minutos, aquí vamos:

1. Controla el tamaño de tu maleta

Cuanto más espacio haya, más cosas meteremos, es un hecho. Prioriza y no te excedas en el tamaño, estarás fuera dos días, no dos meses.

2. Priorizar espacio 

En muchas ocasiones, hay varias prendas que podemos utilizar varios días y, para ahorrar espacio en la maleta, podemos llevar puestas sin problemas durante el viaje. Por ejemplo: un abrigo o una chaqueta. 

3. El neceser
Los imprescindibles son: shampoo, desodorante, cepillo y pasta de dientes, crema hidratante, una peineta y perfume. Todo en tamaño mini, menos de 100 ml. Convéncete, no necesitas nada más. 

4. Meter todo en la maleta

Una vez has preparado todo, llega la temible tarea de encajar todo al bolso elegido:

Coloca en el fondo los zapatos y la ropa interior como base. Después, comienza a introducir los pantalones, seguido de las poleras, las camisetas y la camisa. Por último, dale la vuelta a tu chaqueta, colócala encima de toda la ropa. Sobre eso, sigue con los objetos tecnológicos y el neceser.

Si sigues estos tips y nuestro nuevo bolso Cardinale, no tendrás nunca más un problema para los fines de semanas largos.