1957

Manuel Gil Cacho llega a Chile desde España, cuando la industria del calzado aún no se había desarrollado.

1964

Nace Cardinale con una tienda ubicada en el centro de Santiago. Es así, como la marca moderniza el calzado de hombre nacional. Instala una fábrica con el objetivo de manufacturar un calzado diferente; un calzado que fuera de excelencia.

Fines de los '70

Cardinale contaba con 4 tiendas en la ciudad de Santiago, algunas de las cuales continúan hasta el día de hoy.

1989

Se inaugura la nueva planta en Huechuraba, siendo la fábrica más moderna de la industria del calzado nacional. Fue proyectada completamente en Milán, incorporando la más avanzada tecnología y maquinaria de punta, de origen italiano y alemán. Tiene una capacidad de producción de 1000 pares/día, cantidad óptima que permite asegurar una calidad superior y mantener un control personalizado.

Fines de los '90

Cardinale continúa con su expansión inaugurando nuevas tiendas y abriendo mercados en América Latina. Se incorporan a Cardinale los 5 hijos del fundador: Antonio, Manuel, Juan Carlos, Francisca y María Paz; consolidando el sello de empresa familiar.

2011

Se inaugura el nuevo centro de distribución ubicado en la comuna de Quilicura, con más de 2.000 metros cuadrados, dando un nuevo paso en la logística de la empresa.

2016

Con la casa matriz en Américo Vespucio, Cardinale cuenta con más de 300 empleados y un total de 17 tiendas: 13 locales en Santiago, 1 en Antofagasta, 1 en Viña del Mar y 2 en Concepción. Además, está presente en todo Chile y otros países de América a través de distribuidores y multitiendas, siendo hasta el día de hoy una de las empresas de zapatos de hombre más importante del país.

^Subir ©2022 Cardinale S.A. Todos los derechos reservados